Soldados de Honor

Primera novela de Adrian Goldsworthy, enmarcada en una serie que denomina «ficción napoleónica», que cuenta las aventuras de los oficiales del regimiento 106 de Fusileros británico que es destinado a combatir en España en lo que aquí se conoce como la Guerra de la Independencia, y, en Inglaterra como las Guerras Peninsulares.

Usando las guerras napoleónicas como marco temporal y espacial, y el ficticio 106 como marco donde situar a sus personajes, el aclamado autor de fabulosos ensayos sobre historia militar, Goldsworthy, se lanza a la complicada tarea de dejar de escribir basándose en hechos y referencias, para pasar a narrar los primeros avatares que llevan a un regimiento británico a luchar en España por la Guerra de la Independencia.

Goldsworthy nos tiene acostumbrados a libros de historia, pero ahora salta de registro y se lanza a escribir novelas ambientadas en una época muy popular para los ingleses: Las guerras napoleónicas. Mientras otros autores se han centrado en la guerra por mar (Patrick O’Brian), aquí saltamos a la guerra terrestre, y en concreto, las campañas de la península ibérica, nuestra guerra de la independencia. Y lo hace a través de un regimiento ficticio, al que dota de personalidad llenándolo de interesantes personajes que a través de la narración  nos muestran no sólo la faceta militar sino también la vida social la lucha por el estatus, los matrimonios de conveniencia, los problemas financieros, las corruptelas o las luchas de poder. En ese aspecto la novela tiene más de costumbrista que de bélica o de aventuras, pues se centra más en historia social que política. Sucesivas entregas del autor posiblemente cambiarán esta proporción, pues en esta apenas toca el conflicto, aunque lo resuelve con la soltura propia de un historiador militar.

Pero, volviendo al tema costumbrista, la novela tiene un aire a Jane Austin, a la difícil tarea de encontrar pareja, dinero o posición en aquella época, y cómo se realizaba en la Inglaterra del siglo XIX: El plazo para encontrar marido antes de estar «fuera del mercado», la lucha por conseguir algún tipo de renta para la vejez, el miedo a las enfermedades, la falta de estabilidad, la precariedad económica… No es sólo que lo muestren, como venía siendo habitual en las novelas de este tipo más modernas, sino que nos muestra los procesos mentales de los personajes, lo que nos permite conocer los procesos de pensamiento que les llevan a tomar las decisiones en cada caso.

En definitiva, un entretenido libro sobre la vida castrense en la Inglaterra del Siglo XIX, al que esperamos sigan muchos más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.